Fernando Meza

Director de la Cátedra de Percusión

Escuela de Música - Universidad de Minnesota

Desde el año 2011, tenemos una conexión muy especial con el maestro Fernando Meza, director de la cátedra de percusión de la Escuela de Música en la Universidad de Minnesota (Estados Unidos) y uno de los más reconocidos músicos costarricenses a nivel internacional.

Su amplio conocimiento sobre la marimba de concierto nos ha ayudado a pautar objetivos que para nosotros como constructores han sido invaluables y han enfocado nuestro trabajo desde la perspectiva del artista ejecutante.  Gracias a esta colaboración tan cercana, hoy día tenemos el orgullo de proveer al ambiente artístico internacional de la marimba con instrumentos dignos de sus ejecutantes y de cualquier escenario.

1/3

Fernando Meza:  “Desde que recuerdo antes del año 2011, siempre estuve en busca de un constructor de marimbas que conociera tanto acerca de la marimba tradicional como de la de concierto.  En un mundo donde hay tantos excelentes artistas de concierto y también tantos extraordinarios grupos de marimba tradicional, siempre pensé que tenía que haber alguien que conociera ambos mundos igual de bien desde la perspectiva del constructor.

Desgraciadamente, en mi larga búsqueda, nunca encontré a nadie que calzara esa descripción.  Eso fue por supuesto, hasta que conocí a Oscar Biolley Quesada (una mitad del equipo de OBiolley Instrumentos Musicales, junto a su padre, Oscar Javier Biolley Santamaría).  Cuando conocí a Oscar, tuve el presentimiento que él podría ser esa persona - mi apodo para él es “Neo” como en la película “Matrix” pues él es la única persona que conozco, que realmente entiende ambos mundos de la marimba.  En mi experiencia, no hay ningún constructor en el mundo con el conocimiento que tiene Oscar en ambos campos, especialmente luego de haber heredado los secretos más refinados del sutil arte de afinar armónicos del mismísimo maestro, el señor Gilberto Serna.  Con el excelente oído que tiene Oscar y su amor por la marimba, al igual que la pasión por el trabajo en madera que comparte con su padre, su atención al detalle, y su insaciable curiosidad como ingeniero, yo supe que él tenía todo el potencial de ser esa persona en la que siempre había pensado, que pudiera navegar ambos mundos de la marimba y eventualmente construirlas de forma especial, avanzando ambas para el desarrollo de nuestro campo.

De alguna forma, tuve la sensación que Oscar podría llegar a hacer cosas maravillosas si simplemente tuviera la oportunidad de cruzar en su camino con la gente apropiada, y fue ese presentimiento el que me motivó a sugerirle, poco después de conocerlo, que viniera a Estados Unidos a pasar un tiempo con el Sr. Serna.  Yo conozco a Gilberto Serna desde hace mucho tiempo y aparte de ser un gran amigo, es en mi concepto, la máxima autoridad en lo referente al área de afinación de instrumentos de teclado de percusión y un caballero en todo sentido de la palabra. 

1/1

Luego de que le preguntara yo a Gilberto si estaría dispuesto a pasarle a Oscar sus “secretos” profesionales, él me dijo muy honestamente que esa misma pregunta se la habían hecho ya muchas veces diferentes personas y compañías y que siempre se había rehusado a hacerlo por diferentes motivos personales.  Sin embargo, y para mi total sorpresa, él me dijo que porque yo lo había llamado personalmente para hablarle de Oscar, y porque Oscar usaría esa información solamente para mejorar el proceso de construcción y afinación de sus instrumentos, que él estaría dispuesto a hacerlo.  Por supuesto, yo estaba muy emocionado con la disposición de Gilberto de tomar a este joven bajo su tutela y de enseñarle los puntos y finos detalles de afinación y acústica, e inmediatamente llamé a Oscar para compartir con él mi emoción.  Aún recuerdo decirle a Oscar que una oportunidad de ese tipo se presentaba solamente una vez en la vida y que en ese momento él tenía dos opciones: 1) No tomarla y dejar que la vida continuara su curso en el status quo actual, o 2) Tomarla, y estar dispuesto a un cambio que tendría el potencial de alterar su futuro por completo.  Por supuesto, yo estoy feliz que él eligiera la opción número 2!

1/1

Desde su viaje a Estados Unidos en el 2011, Oscar y su padre han creado una gran cantidad de marimbas, hechas con maderas 100% costarricenses y la artesanía de estos instrumentos no solamente no tiene nada que envidiarle a ningún otro, son realmente punto de referencia en el mercado por su belleza y solidez.  Los teclados ofrecen una alternativa al Palo de Rosa de Honduras, una madera que desafortunadamente está atravesando por dificultades, a raíz de sobre-explotación y un mercado negro que parece insaciable y que continuamente hace más elevado su precio.  

Tanto Honduras como Costa Rica son países centroamericanos que comparten características similares en clima, topografía, suelos, etc, y mientras que las maderas de Costa Rica no se ofrecen como un sustituto al Palo de Rosa de Honduras, sí ofrecen una muy buena alternativa a esa madera.  Y aparte de todo, la totalidad de su trabajo es hecho a mano!   

 

Me llena de orgullo el haber tenido una pequeña parte en el proceso de aprendizaje de Oscar con respecto a la marimba de concierto y estaré por siempre agradecido de haber escuchado esa voz interna que me dijo que lo invitara a Estados Unidos a trabajar con el Sr. Serna.  Yo sé que ese día había algo mucho más grande en juego y me siento feliz de haber respondido el llamado de dar un paso adelante y ofrecer mi mano a este talentoso joven constructor.  Ahora, unos años más tarde, todo el mundo puede ser el beneficiario de un instrumento construido por el increíble equipo de artesanos de OBiolley Instrumentos Musicales!  La alegría que tengo en afirmar no sólo que yo los conocí “en aquel entonces,” sino que como ciudadano de Costa Rica, el poder ver estos maravillosos instrumentos salir de mi propio país, y que toda la familia Biolley sea hoy día como mi propia familia, es un tesoro invaluable para mí!  A ellos les deseo todo lo mejor en lo que yo sé va a ser un viaje increíble de hacer al mundo un mejor lugar a través de sus bellísimos instrumentos!  Yo ya tengo uno en la Universidad de Minnesota y estoy seguro que veré muchos más alrededor del mundo en los años venideros!”